Como la única gran civilización del mundo antiguo que ha sobrevivido hasta hoy, China es, a pesar de todo, un destino queer que merece la pena visitar. Tanto su riqueza cultural como sus ciudades en plena ebullición son algunas de las razones por las que el viajero que busca algo diferente estará encantado con este destino. Pero, con sus 1.3 billones de habitantes y una extensión indomable, ¿por dónde deberías empezar? He aquí algunas recomendaciones que reafirman a China como un buen destino queer, tanto si buscas una escapada urbana como rural en Asia.

Via @krittanai_v

China urbana

La población siempre está en crecimiento en la República Popular de China, y de igual forma lo hacen sus ciudades; con una población de más de 1.3 billones, los rascacielos se están convirtiendo en una comodidad más y auténticas junglas de cemento crecen a un ritmo imparable, así como restaurantes, parques, museos y una tímida aunque prometedora escena gay.

Via @kevinpery

Pekín

Pekín, cuya traducción literal es “La Capital del Norte”, es una exuberante metrópolis  cargada de historia y con una infraestructura en plena expansión. Está poblada por más de 21 millones de personas y repleta de monumentos, parques y museos que no te puedes perder.

Localizaciones como la Plaza de Tian’anmén, en el centro de Beijing y nombrada tras Tiananmen (“La Puerta de la Paz Celestial”), contiene el Monumento a los Héroes de las Personas,  el Museo Nacional de China, así como el obligado a visitar Mausoleo de Mao Zedona. Esta plaza es una de las top 10 más grandes del undo y se encuentra en la zona norte de la ciudad, separándose de la Ciudad Prohibida. Su gran valor cultural se debe a la celebración de numerosos eventos de la historia de China, como la supresión armada en las revueltas pro-democrácticas del Junio de 1989. Una parada obligada para los amantes de la historia política y todo aquel que quiera meterse de lleno en la historia de la ciudad.

Beijing está repleta de arquitectura contemporánea, y grandes artistas en este campo han dejado su huella en el creciente horizonte de rascacielos de esta explosiva ciudad.

 

El edificio CCTB del arquitecto Holandés Rem Koolhaas is uno de los mayores edificios de negocios del mundo y se ha convertido en un icono de la geografía de la ciudad, otros como el arquitecto Paul Andreu visionaron  el Centro Nacional de las Artes Escénicas de Beijing, informalmente llamado “El Huevo”. Este edificio parece estar flotando como una boya en agua que le rodea. La mundialmente famosa arquitecta Zaha Hadid a día de hoy continua trabajando en un rascacielos de 207 metros de altura, el “Leeza Soho”, en el distrito financiero de la ciudad y prevé desmarcarse por su retorcido atrio que se posicionará como el más alto del mundo.

 

A todos nos gusa la buena arquitectura, pero si lo que te apetece es un poco de naturaleza, Beijing no anda escaso de parques. Como uno de los principales motores de la ciudad para combatir la congestión urbanística, los parques de Peking son pulmones verdes cargados de aire fresco.

Parques como el “Ditan Park” (Andingmen Waidajie, Dongcheng District, Beijing) también conocido como “El Templo de la Tierra”, solían ser un punto de celebración de rituales llevados a cabo por los emperadores de las dinastías Ming y Qing para honrar al Dios de la Tierra, aunque por supuesto estas ceremonias son cosas del pasado, este parque sigue siento un punto de especial significancia para los ciudadanos contemporáneos, ya que alberga la feria del libro más famosa de Beijing. Otros como el parque “Jingshan” (44 Jingshan West Street, Xicheng District, Beijing) es frecuentado por amantes de la Ciudad Prohibida y probablemente, tanto solo como en pareja, te arrepentirás de no haberlo visitado; En él se encuentran los sorprendentes palacios imperiales de las dinastías Ming y Qing que te transportarán a un viaje repleto de arte y cultura del pasado. Por último pero no por ello menos importante (para una guía más completa de parques en Beijing echa un ojo a “Top 10 parques en Beijing”.), El ”Diaoyutai Ginkgo Boulevard” es de visita obligada durante toto el año, pero toma un carácter especialmente nostálgico durante el Otoño, cuando las hojas de sus árboles ginkgo inundan las calles de tonos dorados. ¡Más te vale estar allí para la foto¡

 

China rural

La ciudad puede ser excitante pero si explorar las grandes metrópolis chinas no son tu plan, “una escapada por la China más rural” puede que sea la opción perfecta para tí.

Con una extensión enorme y repleta de rincones inexplorados, China es el destino perfecto para una escapada rural. Sus pueblos de montaña y zonas naturales te sorprenderán en contraste con sus explosivas ciudades, paz y tranquilidad son algunos de los adjetivos que seguro encontrarás en las afueras de China.

 

Shangri-La

Shangrila o Zhongdian en chino, es  históricamente parte de la vieja provincia Tibetana de Kham, pero la dinastía Qing la convirtió en parte administrativa de la provincia de Yunnan en el SXVIII. Hoy, en esta ciudad, conviven residentes de diferentes etnias rodeados de una zona de mayoría Tibetana.

Este área continua prácticamente inexplorada comparada con otros destinos rurales chinos y preserva un rico patrimonio cultural Tibetano además de una zona campestre casi inhóspita, ambos de incalculable valor.

 

Via @jnmgy

El Parque Nacional de Pudacuo  es el primer parque nacional de China y mantiene numerosas características típicas del sureste de China así como varios aspectos tradicionales de la vida en la meseta Tibetana. Compuesto principalmente por el Lago Shudu y Bitahai, se puden observar rebaños de yaks y cabras pastando en las orillas de sus aguas. Es una localización perfecta para relajarse junto al lago y sentir la tranquilidad de la vida cotidiana de las tierras altas. El lago Bitahai, considerado la perla de la Meseta Tibetana, es un destino natural de una crudeza y geografía sorprendentes. En la reserva natural las plantas están en pleno apogeo y el agua cristalina, reflejando en Mayo la floración del bosque de azaleas de varios kilómetros de extensión. Amantes de la naturaleza, no podéis perdéroslo.

 

Pudacuo National Park is the first national park in China and preserves many classic features of China’s southwestern region together with various aspects of traditional nomadic Tibetan plateau life. Mainly comprised of Shudu Lake and Bitahai Lake hold herds of yak and goat grazing beside the lake the shepherd’s shelters dots on the grassland during summertime. It’s a perfect location to chill beside the lake and feel the quiet and leisurely life of high-land people. Bitahai Lake, regarded as a pearl of the Plateau, is an intact natural attraction with outstanding landscapes. In the nature reserve the plants are flourishing and the lake water is crystal clear. In May every year an azalea forest on the lakeshore is in full blossom, stretching several kilometers. Nature lovers, come and see.